intive Argentina Blog

5 logros del agilismo en intive-FDV

Hace ya mucho tiempo, comenzamos a aplicar metodologías ágiles en intive-FDV. Hoy, nuestro mindset está profundamente ligado al agilismo, no obstante lo cual continúan en vigencia algunos de los clásicos desafíos de este enfoque. Por eso quisimos entender bien el meollo de la cuestión: saber en qué lugar nos encontramos hoy, para poder definir hacia dónde estamos yendo. Con ese objetivo en mente, consultamos a dos grandes agilistas intivefedevianos –Pablo Sánchez y Facundo Navarro– (con la mirada siempre atenta de nuestra querida Nati Davidovich) que nos contaron sus puntos de vista. ¡Este es el resultado!

Los inicios en el agilismo

El proyecto en el que trabaja Facu -una aplicación líder en el rubro fintech- fue uno de los primeros con “adherencia Scrum al 100%”; esto significa que se capacitó a la gente y gradualmente incorporaron los beneficios de trabajar con metodologías ágiles. Aparte de utilizar Scrum como framework, se tomaron también algunas prácticas de XP para cuidar la calidad.

“Después se nos fue sumando más gente a la empresa, Coaches Ágiles y Scrum Masters que fueron replicando e incorporando la práctica a distintos proyectos. Hoy ya somos varios proyectos los que estamos trabajando bajo el marco de Scrum”, cuenta Facu.

Más tarde la metodología también se expandió a otras áreas. Hubo cambios más profundos a nivel organizacional y cultural. El agilismo llegó a RRHH, que se transformó en lo que hoy llamamos People Culture and Development, y al equipo de Recruiting que definió y adoptó su propia metodología ágil, adaptándola a sus necesidades puntuales.

“Dicen que Scrum es muy sencillo de explicar y muy difícil de implementar”, nos cuenta Facu, “al equipo de desarrollo hizo falta capacitarlo para una nueva forma de trabajo, esta idea de equipo autogestionado. Para toda la empresa, el desafío fue primero entender a qué llamamos agilismo, cómo se integra con nuestra cultura y cómo empezar a implementarlo satisfactoriamente.”

“Trabajamos por objetivos, no existe el micromanagement. El equipo estima cuánto esfuerzo se requiere”. Pero si bien este argumento de venta interno es muy tentador, existen dificultades para formar un equipo de diversos seniorities, con distintos perfiles. “Por ejemplo, en este proyecto además del equipo de desarrollo y de testing, tenemos un equipo de DevOps y este equipo tuvo que optar por Kanban, porque el Scrum no les resultó práctico para el trabajo diario”, dice Facu.

Las inquietudes de mucha gente al fluir el trabajo, y ver los post-its pegados por todas partes, en este “jardín de infantes” -como lo llama Facu riéndose-, derivaron en infinita cantidad de actividades. Armamos workshops de distintas índoles: de estimación, de planificación, de facilitación. Capacitamos a muchos como Agile Product Owners, Scrum Masters o Scrum Developers con testing ágil. Y hasta tenemos las katas en las brigadas, nuestras comunidades de práctica centradas en diferentes tecnologías. Nos apoyamos en Kleer para capacitarnos y certificar a la gente.

Los resultados

  • Tenemos clientes más satisfechos, a los cuales al principio les dolía no tener ese “control” que podían tener antes, pero hoy a cambio reciben un mejor producto, con mejor calidad y disponible en menos tiempo en el mercado. También tienen una mayor visibilidad sobre el incremento de producto. “El cliente forma parte del equipo de Scrum y, en consecuencia, la visibilidad es completa y la transparencia se da en forma natural.Pablo.
  • Priorizamos individuos por sobre herramientas.

La gestión del proyecto está distribuida entre todos los miembros, tanto el Product Owner y Scrum Master, como el mismo equipo de desarrollo. Esto mejora la gestión al empoderar a todos y cada uno para lograr en forma colectiva lo mejor para el producto, el cliente y cada uno de los involucrados.Pablo.

  • Somos muy flexibles, no tenemos una estructura rígida, piramidal. Prestamos mucha atención a los deseos de cada miembro del equipo en cuanto a su plan de carrera y a lo que tienen ganas de hacer, y tratamos de filtrar la presión para que todos puedan trabajar cómodos.
  • Fomentamos la autogestión. “Los equipos encaran análisis introspectivos aprendiendo en el proceso, lo que lleva a la mejora continua en forma orgánica, tanto para la empresa como para los equipos y las personas.” Pablo.
  • Tenemos equipos multidisciplinarios. Existe un Coach Ágil de los Scrum Masters. Estos últimos facilitan al equipo y después vienen los líderes técnicos, que potencian a los demás: Desarrolladores Backend, Frontend y Full Stack, Product Owners, QA, QA automation, DevOps, Project Managers, etc.

“Tenemos de todo un poco y es parte de la gracia de ser no solo equipos multidisciplinarios sino polifuncionales”. Facu.

“En los equipos buscamos jugar un poco, investigando, probando, haciendo que la gente desarrolle inquietudes y evolucione hacia perfiles en forma de T, permitiéndoles desplazarse entre sus habilidades en distintas dimensiones.” Pablo.

Los desafíos de hoy

Pero al día de hoy continúan los desafíos, y uno de ellos tiene que ver con la autogestión o madurez. “Todavía seguimos trabajando en esa cuestión de ownership, de que seamos dueños de la solución de un proyecto, de que se entienda bien qué es un equipo autogestionado”, nos dice Facu.

“Un gran desafío es acompañar en forma sustentable el crecimiento que la empresa está teniendo y prevé tener en los próximos años. Para ello, nos apoyamos principalmente en los valores ágiles y también exploramos distintas técnicas de escalado, como Nexus, LeSS y Scrum de Scrums, pero sin perder de vista lo primero”, dice Pablo, al respecto de otro de los retos actuales.

El trabajo no se termina nunca: “el día en que pienses que se termina es porque algo se te debe estar escapando, te estás perdiendo la oportunidad de mejorarlo”, expresa Facu.

Por eso tomamos en cuenta todas las iniciativas (que son numerosas) y las registramos en el “Keep Fix Try”. Acudimos a variados marcos de trabajo y encontramos valor en esta diversidad. Por ejemplo, Pablo nos contó que hoy en día se incorporaron principios de Modern Agile, Management 3.0 y The Heart of Agile. Hemos trabajado con éxito con Kanban, Scrum y Lean Startup.

Uno de los pilares del agilismo es el dinamismo, la adaptación al cambio. Por eso ser ágil implica repensar, transformar teorías y adaptarlas a las medidas de nuestras necesidades. Como nos dijo Pablo: “La idea es que cada equipo genere el mayor valor en el menor tiempo, divirtiéndonos en el camino y logrando que todos los involucrados ganen.” Nuestro aprendizaje es continuo: seguimos explorando diferentes caminos con el fin de potenciarnos y mejorar día a día la forma en la que hacemos las cosas.

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive – FDV. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

Deja un comentario