intive Argentina Blog

Agile para fumadores

Cambiando hábitos con prácticas ágiles

En el Agile Open Camp 2016, organizado en la Ciudad de Bariloche, Fer Lescano aprendió que la metodología agile se puede aplicar no sólo al desarrollo de software sino también a cualquier hábito que uno quiera cambiar. En una de las ya clásicas Charlas FDV, nos contó cómo logró que el agile lo ayude – hace ya más de un año – a dejar de fumar.

“Fumar es también un hábito. No solo es pelear contra un vicio sino que es cambiar un hábito, algo que cuesta mucho.”, dice Fer. Y entonces nos pusimos a investigar sobre los hábitos.

Daniel Kahneman escribió un libro conocido como  “Thinking fast, thinking slow” (“Pensando rápido, pensando lento”), en el que menciona dos sistemas de funcionamiento del pensamiento:

  • El primer sistema funciona de manera rápida, automática, emocional, frecuente, inconsciente y utiliza estereotipos o patrones.
  • El segundo sistema se comporta lento, con mayor esfuerzo y de manera consciente. Es el sistema que se utiliza para calcular y para el pensamiento lógico.

Cuanto más sencilla es la acción, más rápido uno entra en “piloto automático”, empieza a “hacer sin pensar”. Podemos imaginar los hábitos como patrones mentales, sistemas de comportamientos o de pensamientos que existen gracias al primer sistema que nombra Kahneman. El problema de estas costumbres es que hay de los buenas, y también de las nocivas, y que cuanto más arraigadas están, menor capacidad de elección tenemos. Poder abandonar hábitos, o cambiarlos, requiere de un salto abismal, de esfuerzo y voluntad. Pero si logramos hacer un impasse y pensar de manera lógica y consciente (utilizando el segundo sistema), podemos cambiarlos.

Charles Duhigg también habla de la neurología de los hábitos en su libro “The Power of Habit” (“El Poder del Hábito”), buscando la respuesta al porqué hacemos las cosas que hacemos normal y periódicamente. Él define a los hábitos como compuestos por tres elementos:

  • Trigger (Disparador)
  • Rutina
  • Reward (Recompensa)

La manera más fácil de cambiar, según el autor, es reconocer el trigger y la recompensa, y modificar la rutina. De esta manera podemos evolucionar a nivel individual, organizacional e, incluso, social.

Fer Lescano nos contó que después de la última keynote, que se hacía a orillas del río Foyel, sufrió mucho el regreso, pensó que se moría. Eran 45 minutos de subida, 200 metros de desnivel, y la falta de oxígeno se convirtió en un problema. En ese momento decidió dejar de fumar (mientras fumaba un cigarrillo, cuenta riendo).

Hacía 15 años que fumaba. Recuerda que pensó: “¿Cómo puedo dejar de fumar?” Y entonces se acordó de la charla de Hiroshi Hiromoto en el AOC, en la que hablaba de técnicas orientales destinadas a alcanzar mejoras llamadas hábitos Kaizen: pequeños cambios que se acumulaban para generar uno mucho mayor.  Los preceptos de la teoría eran tres:

  • Todos queremos ser mejores.
  • Para ser mejores tenemos que cambiar, y esos cambios se tienen que volver hábitos.
  • Los cambios y la generación de nuevos hábitos, cuestan.

Y entonces, Hiroshi hizo introducción a dos conceptos:

  • Kata

Es algo que se repite de forma deliberada, con el objetivo de generar en el deporte lo que se llama memoria muscular. Se repite tanto que llega el momento en que uno puede hacerlo sin pensar. Manejar y andar en bicicleta son buenos ejemplos.

Tony Robbins dice que “la repetición es la madre de las capacidades” (“Repetition is the mother of skills”). Podríamos deducir que esta repetición se origina en el segundo sistema de Kahneman – ése más lógico – y se incorpora de a poco al primer sistema – el más inconsciente -.

Según Charles Duhigg, otro de los imperativos para lograr el cambio es tener un plan, y aquí es donde entra en juego el segundo concepto nombrado por Hiroshi:

  • Improvement Kata

Se divide en dos etapas: planear y ejecutar. A la hora de planear, debemos hacerlo teniendo en vista un objetivo y plantear 3 pasos a repetir para poder alcanzarlo: Estado actual, experimentación y siguiente condición (una vez realizado el experimento).

Hay que entender el estado actual, experimentar con pequeños pasos, alcanzar la siguiente condición y luego repetir, iterar.

Cuando decidió dejar el cigarrillo, Fer se planteó 2 experimentos:

1) Primer experimento

  • “Medir cuánto fumo, en dónde, cómo.” Como todo millennial, dice Fer, buscó aplicaciones. “Quit”, con un widget y un botón de “fumar”, era la más sencilla. “Al mediodía bajaba a fumar un cigarrillo y apretaba el botón. Salía del trabajo, me subía al tren y apretaba el botón. La idea era encontrar patrones, y las mediciones mostraron que se trataba de un hábito, que no tenía que ver con las ganas del momento.”

2) Segundo experimento

  • “Bajar la cantidad de cigarrillos que fumo”. Y se planteó iteraciones.
    • Iteración 1: que el primer cigarrillo de la mañana no fuese en casa.
    • Iteración 2: en el recorrido del almuerzo hacia la plaza, solamente fumar un cigarrillo, en lugar de dos.

El resultado fue exitoso. Fer también se apoyó en un texto que le recomendó Julia Mendiola y que lo motivó porque, como dijimos antes, dar el salto requiere fuerza de voluntad. “Easy way to stop smoking” (“Una manera fácil para dejar de fumar”) de Allen Carr lo ayudó a encontrar esa fuerza. En este libro, Allen brinda algunas ideas que pueden ayudar a generar cambios en los hábitos (y nosotros sumamos la última).

  • Utilizar un trigger o disparador. Por ejemplo, si quiero hacer ejercicio puedo dejar las zapatillas a la vista.
  • Apoyarse en ritos. Por ejemplo, crear un ritual para los momentos en los que tengo ganas de fumar, como contar hasta 10.
  • Hacer que algo sea más fácil o más difícil. Por ejemplo, si quiero comer fruta, compro en cantidad y la dejo a mano.
  • Tener en cuenta los obstáculos. Por ejemplo, si todos mis amigos fuman cuando salimos, voy a encontrarme con una barrera más que superar, y debo prestar especial atención.

El agilismo se traslada a otras áreas fuera del desarrollo de software. No es novedad que se utiliza en diseño, en agencias de publicidad, y en otros rubros que antes nunca hubiéramos imaginado. Hoy nos brinda también la posibilidad de mejorar incluso a nivel individual, fuera de la organización. Y es que si queremos crear y cultivar una mentalidad ágil, el cambio debe ser nuestra constante, nuestro hábito.

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive – FDV. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

Deja un comentario