intive Argentina Blog

Aplicaciones nativas de la nube y DevOps como bandera

Con la llegada de DevOps, el equipo que se encarga de generar productos también tiene que controlar su despliegue, testeo, infraestructura y operación. Además de ese enfoque global, DevOps apunta a implementar prácticas de trabajo ágiles y una cultura de mejora constante.

Computación en la nube y DevOps

Hoy en día, se elige la computación en la nube para hacer frente a las demandas de la gran cantidad de servicios de software y clientes. De esta manera, se libera espacio en el servidor y se puede garantizar la entrega de productos rápidos y confiables en la escala necesaria.

En conjunto, DevOps y la computación en la nube permiten que las empresas desarrollen y brinden productos continuamente, con el fin de reducir los riesgos asociados con el desarrollo de productos y de llevar a cabo una prueba de sostenibilidad del código a futuro. En ese sentido, cualquier empresa que desarrolle aplicaciones nativas en la nube (aplicaciones que se diseñaron y codificaron de cero para que residan en la nube) debería tener siempre presente la cultura DevOps. A la hora de desarrollar este tipo de aplicaciones, ¿qué deberíamos tener en cuenta?

3 pilares principales de arquitectura para las aplicaciones modernas en la nube

  • Contenedorización. Un ecosistema ligero de software que encapsula una app en un contenedor con su propio sistema operativo.
  • Una arquitectura que estructura la aplicación como un conjunto de servicios de colaboración acoplados de manera general.
  • Sin servidor. Modelo de ejecución de computación en la nube que elimina muchas de las tareas de gestión de infraestructura.

Cuando utilizamos esa arquitectura, es más fácil gestionar, escalar y monitorear el producto. ¿Cómo es posible?

  • Es más simple corregir errores.

Por ejemplo, los equipos de desarrollo tienen menos problemas a la hora de gestionar y mantener códigos de aplicaciones nativas en la nube cuando las diseñan con esta nueva arquitectura. Supongamos que hay un error que aislar y corregir. Con la arquitectura tradicional y monolítica, este proceso requiere una revisión engorrosa del código, y es probable que, para aplicar el parche, sea necesario interrumpir el servicio. Sin embargo, con las soluciones nativas en la nube, los desarrolladores pueden aislar el problema con mucha más rapidez y solucionarlo sin interrupciones para los usuarios.

  • Los servicios que ofrecen los productos son mejores.

Este tipo de arquitectura también permite garantizar las actualizaciones de producto, y los lanzamientos de software y funciones son mucho más simples, lo que favorece un mejor servicio. Las empresas pueden asignar equipos pequeños pero potentes para que revisen el ciclo de vida completo de ciertos elementos específicos del software. También pueden utilizar la metodología scrum de las filosofías agile y lean para desarrollar nuevas funciones con rapidez y fiabilidad.

En suma, las aplicaciones nativas en la nube ofrecen grandes beneficios, como más resiliencia, escalabilidad, depuración y mantenimiento, mayor ROI y menor costo total de propiedad.

 

Primero, la cultura DevOps

Adoptar una cultura DevOps es vital para que las aplicaciones nativas en la nube tengan éxito, así como para el éxito de las soluciones en la nube en general. Para eso, es necesario fomentar prácticas sólidas de desarrollo que garanticen un diseño, código y despliegue correctos.

Una de las bases de la cultura DevOps es la capacidad de aprendizaje constante y el intercambio de mejores prácticas que los equipos les inculcan a sus desarrolladores. No importa qué tan estable sea el código: para que las cosas funcionen bien, es necesario realizar mantenimientos regulares. Una cultura sólida de DevOps no solo protege la solución de software, sino que puede marcar un antes y un después en el sector.

Cuando las empresas sacan partido del aprendizaje constante de la cultura DevOps, pueden promover un ambiente de capacitación que mejore las destrezas de los desarrolladores y promueva la satisfacción de los empleados; y todo es aún mejor si las empresas brindan presupuestos para capacitación o permiten proyectos paralelos que fomenten la creatividad del personal.

Además, los equipos escalables de agile también apuntan a tener más tiempo libre gracias a la automatización de procesos y el trabajo con modelos lean. De esa forma, los equipos técnicos se pueden dedicar a tareas importantes, como la arquitectura y la seguridad, mientras que mejoran el desempeño general del software.

Al adoptar una cultura DevOps, las empresas no solo pueden producir aplicaciones nativas en la nube de extrema calidad, sino que también pueden conformar equipos de desarrolladores curiosos y comprometidos que ayudarán a dar forma al futuro de las soluciones de múltiples nubes.

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

Deja un comentario