intive Argentina Blog

Cómo evitar trabajar bajo estrés

Parece que hemos olvidado cuál es la principal función del correo electrónico: intercambiar mensajes concisos con otras personas. Tan simple como eso. Tim Ferriss lo explica con claridad en su popular libro The 4-hour workweek: recomienda escribir correos electrónicos de forma tal que el receptor entienda todos los ángulos posibles del mensaje. Un ejemplo: “¿Tenés tiempo esta tarde para que podamos reunirnos? De ser así, ¿te parece bien a las 15 h? Si no, por favor avisame antes de las 12 h así puedo organizar mi agenda”.

Concentración y productividad en el trabajo

En programación, los desarrolladores se enfrentan a situaciones de este tipo a diario. Se lo llama validación de datos y me parece un concepto muy útil para recuperar, sobre todo porque gerentes y líderes de proyecto de todas las industrias habitualmente ignoran algo tan básico como eso. Resulta muy común encontrarse atrapado en reuniones que duran una hora y cuyo propósito es simplemente “clarificar algunas cosas”. Parece un chiste. 🤨

En el último tiempo, se han llevado a cabo algunos experimentos interesantes acerca de la productividad en el trabajo, que resaltan el verdadero valor de estar concentrado para realizar una tarea. Como parte de esos experimentos, algunas empresas les propusieron a sus empleados trabajar 32 horas pero pagarles 40, a cambio de lo cual esperaban una retribución similar o superior de parte de ellos. Las reuniones se redujeron al mínimo necesario y los empleados se veían motivados a terminar sus tareas tan rápido como fuese posible, en vez de posponerlas para más tarde.

Cada tarea creativa requiere cierta concentración previa —un tiempo para entrar en tema, si se quiere— que nos permita dar lo mejor de nosotros. Ese es el momento de mayor productividad y es bastante difícil (prácticamente imposible) alcanzar ese estado cuando constantemente tenemos que asistir a reuniones que no tienen sentido y que podrían evitarse con un correo electrónico bien elaborado.

Cuatro prácticas para ser más productivo

¿Qué podemos hacer para solucionar todo esto y ser más productivos? Hay que dejarse guiar por el sentido común:

1. Convencé a tu cliente, gerente o líder de tratar que las reuniones duren menos de 30 minutos: la brevedad debe ser el principal criterio para mantener reuniones (que, idealmente, deberían realizarse una vez a la semana). Si sos como yo y trabajás con una metodología ágil como Scrum, intentá por todos los medios organizar tus reuniones diarias de forma que no interrumpan tu trabajo (antes de las horas de trabajo intensivo o después de una pausa larga).

2. Todo dispositivo digital debería dejarse fuera de la sala de reuniones: es algo obligatorio y nunca está de más repetirlo. Vivimos en una era en la que la atención es un bien preciado, y cualquier dispositivo hará que los participantes no presten suficiente atención y que las reuniones duren más de lo necesario.

3. Todas las reuniones deberían tener, como máximo, tres temas bien definidos para tratar. Armar una lista inicial ayuda a mantener la conversación enfocada y a evitar divagaciones. Si una reunión tiene más de tres temas en agenda, es evidente que al menos dos de ellos no podrán abordarse en menos de 30 minutos o que quizás son tan triviales que no deberían haberse incluido en primer lugar.

4. Respetá el tiempo y la atención de los demás: esta es ni más ni menos que una buena regla de conversación. No interrumpas a nadie que esté concentrado en su tarea solo porque vos estás tomando un descanso. Sé consciente de las interrupciones y hacelas valer, para que los demás no aprendan a ignorarte.

Hay un momento y un lugar apropiado para todo; no estoy diciendo que hay que volver al concepto de oficina rígida que no permite que los empleados tengan momentos de distracción. Simplemente, me gustaría que nadie trabaje bajo estrés debido a que no puede cumplir con sus plazos de trabajo. Estoy convencido de que la falta de concentración y las constantes interrupciones son, en gran medida, las culpables de eso. Y de que tenemos el poder de cambiar esa tendencia.

Mauricio Chirino

Mauricio Chirino es desarrollador iOS en intive-FDV desde agosto de 2018. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional Experimental de Táchira, Venezuela, además se formó en el programa iOS Developer Nanodegree de Udacity. Fanático del Real Madrid y de la salsa (el género musical), es un voraz lector y runner semi jr.

Deja un comentario