intive Argentina Blog

COVID-19, nuestra oportunidad para crear un mundo mejor

¿Quién no recibió alguno de esos mensajes en los que la pandemia se justifica como la solución natural de un mundo agonizante? Dicen ver a los animales recuperar terreno invadido por el ser humano, corroboramos que los niveles de contaminación caen de manera abrupta, las aguas y los cielos se limpian en medio de escenas que parecen apocalípticas, surrealistas.

Ci siamo addormentati in un mondo, e ci siamo svegliati in un altro. Improvvisamente Disney è fuori dalla magia, Parigi non è più romantica, New York non si alza più in piedi, il muro cinese non è più una fortezza,e la Mecca è vuota.

Abbracci e baci diventano improvvisamente armi, e non visitare genitori e amici diventa un atto d’amore.

Improvvisamente ti rendi conto che il potere, la bellezza e il denaro non hanno valore e non riescono a prenderti l’ossigeno per cui stai combattendo.

Il mondo continua la sua vita ed è bellissimo. Mette solo gli esseri umani in gabbie. Penso che ci stia inviando un messaggio: «Non sei necessario. L’aria, la terra, l’acqua e il cielo senza di te stanno bene.

Quando tornate, ricordate che siete miei ospiti. Non i miei padroni”.

Nos quedamos dormidos en un mundo y nos despertamos en otro.De repente, Disney no tiene magia, París ya no es romántico, Nueva York ya no se levanta, la muralla china ya no es una fortaleza, y la Meca está vacía.

Los abrazos y los besos de repente se convierten en armas, y no visitar a padres y amigos se convierte en un acto de amor.

De repente te das cuenta de que el poder, la belleza y el dinero no tienen valor y te pueden dar el oxígeno por el que estás luchando.

El mundo continúa su vida y es hermoso. Solo pone a los humanos en jaulas. Creo que nos está enviando un mensaje: «No eres necesario. El aire, la tierra, el agua y el cielo sin ti están bien.

Cuando regresen, recuerden que son mis invitados. No mis amos».

El anterior es uno de los tantos mensajes que circulan en las redes durante estos días. Pero, creamos o no en esta teoría de que la Tierra necesitaba una limpieza y esa fue la razón de la pandemia, la realidad es que la cuarentena, al planeta, no le ha venido nada mal. Aunque ¿era necesario llegar a este extremo?, ¿es esta la única manera de poder reducir nuestro impacto medioambiental? Y, más importante aún, a la hora de regresar a nuestras rutinas, ¿pensamos volver a lo mismo de siempre? Si bien la mayor parte de la diferencia del nivel contaminante la hacen las industrias, no podemos dejar solamente en sus manos nuestro futuro. Al igual que sucede con cualquier movimiento social, el cambio comienza por cada uno de nosotros y se vuelve exponencial.

¿Cómo reducimos nuestra huella medioambiental?

En este momento no estamos generando gases nocivos con el transporte, ahorramos en combustible y estamos consumiendo menos productos, apuntando solamente a los que nos resultan de primera necesidad. Pero, aún así, seguimos contaminando. Aunque creemos ocupar solamente el espacio de nuestros hogares, en realidad, nuestra basura, ocupa mucho más. Los desperdicios que ocasionamos se acumulan en proporciones descomunales, incluso mientras permanecemos en la comodidad de nuestras casas.

En intive venimos trabajando hace rato en la “reparación” parcial de nuestro daño hacia el planeta. Solamente durante el 2019, alcanzamos los siguientes logros:

  • Reciclamos y donamos 300 envases de cartón a Sumango Energías que utilizan para la construcción de calefones solares.
  • Reciclamos y donamos 960 bandejas de plástico a En buenas manos que utilizan para servir viandas a personas en situación de calle.
  • Juntamos pilas y baterías en desuso y se las entregamos a Red Reciclar.

Pero más allá de estas cifras que nos aporta Marina Muras desde CSR, nos quedamos pensando en el impacto de cada individuo en particular, fuera del ámbito laboral. ¿Cuándo comenzamos a contaminar?

Contaminamos desde que nacemos

La realidad es que, contaminamos desde que llegamos al mundo. ¿Sabías que por cada bebé se genera más de una tonelada de pañales usados? Cada pañal tarda entre 300 y 500 años en degradarse y, dato no menor, los pañales descartables datan de la década de los años 40. Es decir que, ¡todavía existen todos los pañales descartables que se usaron alguna vez! Increíble, ¿no? Mercedes Monserrat, una mamá sustentable, compartía con nosotros este y otros datos en una de las últimas charlas presenciales que tuvimos en nuestras oficinas antes de la pandemia.

Para cambiar el mundo, primero hay que cambiar la forma de nacer

Michel Odent (obstetra francés)

La forma en la que nacemos – conversamos con Mercedes –  viene signada por tantas normas y convenciones sociales que nos invita a pensar cómo podemos volver a lo natural, cómo romper con algunos pactos capitalistas que interrumpen nuestros vínculos más primitivos y, como si fuera poco, contaminan. Entre ellos nos encontramos por ejemplo con:

  • El parto. Es el primer momento en el que un negocio (el de la medicina) viene a inmiscuirse y pierde el respeto por las necesidades particulares de cada mamá y bebé. Hoy contamos con las doulas, que nos guían en la búsqueda de un parto respetado y nos acompañan en el proceso.
  • La lactancia. Muchas empresas de leche maternizada lucran con el “no amamantar”. La OMS recomienda que la lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses por lo menos. Aquí entra en juego el nuevo trabajo de las puericultoras, que nos enseñan que toda mamá puede amamantar y acompañan en la superación de obstáculos en este aspecto.
  • El porteo. Es una práctica que afortunadamente se está retomando pero que, en muchos casos las marcas aprovechan como una moda. Así nos venden mochilas no ergonómicas que hacen mal al bebé y a la mamá, y elementos no apropiados para este fin. Por suerte existen grupos donde se comparte información útil, como Crianza en Brazos.
  • Los pañales, los juguetes y otros elementos para niños. Hoy contamos con la posibilidad de elegir productos que utilizan materiales nobles y biodegradables, como el algodón, la lana y la madera, en lugar de los plásticos. También podemos reutilizar y hacer circular lo que ya no usamos. Esta elección, aparte de ser beneficiosa para el planeta, también lo es para los bebés, ya que reducimos su contacto con productos tóxicos.

Educando ciudadanos sustentables

¿Y qué pasa cuando crecemos? ¿Qué viene después? La apuesta debe ser educar a todos los ciudadanos para que sean sustentables. Está en nosotros enseñar tanto a niños como a adultos (nunca es tarde para aprender) sobre hábitos de consumo que permitan que vivamos en un mundo mejor. Los invitamos entonces a aprovechar esta cuarentena para hacer algunos hábitos más conscientes y modificarlos. Por ejemplo:

  • Prestemos atención al consumo de energía eléctrica en el hogar. Ahora que estamos más tiempo en casa, también nos va a ayudar a reducir el monto de la boleta. Controlá que solo estén prendidas las luces de los ambientes que están siendo utilizados.
  • Cuando vamos a hacer una compra, prioricemos a los pequeños productores. Aparte de contaminar menos, estaremos favoreciendo a los más vulnerables en un contexto crítico. Asimismo, es importante ver qué tipo de packaging usan. Por ejemplo, es ideal comprar los alimentos en su estado más natural (sin bandejas, film, ni empaquetados). Después, no olvides lavarlos bien para cumplir con las medidas de seguridad e higiene.
  • Si tenemos que comprar otros productos, intentemos que sean reutilizables. Por ejemplo, a la hora de hacerte de tus barbijos, comprá de tela en lugar de descartables.

¿Qué lugar queremos ocupar en el mundo? Creamos o no en el COVID-19 como consecuencia de un planeta que se defiende, quizás este, como todos los momentos de crisis, también traiga una oportunidad. Hoy tenemos la posibilidad de redefinirnos como seres humanos y pensar:

¿Cómo debería ser el mundo al que queremos volver?

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

Deja un comentario