intive Argentina Blog

Cultura organizacional: sobre generadores y consumidores

No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.

Jiddu Krishnamurti

Existe un problema esencial cuando se  intenta definir una determinada cultura en cualquier ámbito de la vida. De hecho definir “cultura” es en sí mismo un problema ya que estamos inmersos en ella y nuestra propia reflexión la modifica en un ciclo que nos recuerda al teorema de incertidumbre en versión social.

Personalmente me gusta hablar de la cultura como un conjunto de interpretaciones, creencias y valores de un grupo de personas que definen su forma de actuar y relacionarse con la realidad y entre ellos. Un entramado social desde el cual interpretamos al mundo.

Sin embargo aunque estas palabras suenan lindas, llevarlas a la práctica es un trabajo muy complejo que no tiene un final determinado sino que es, más que un objetivo, un camino a transitar diariamente con mucha paciencia, constancia y con el compromiso de la construcción en equipo.

Ahora supongamos y sólo para simplificar el problema, que podemos influir de forma activa y planificada sobre la cultura de una organización. El proceso sería probablemente el siguiente: un grupo de directores con algunos gerentes y mandos medios (dependiendo de cada empresa) reunidos buscando describir la cultura actual de la compañía y la cultura que se desea construir. Probablemente se organizarán varias actividades de team building. Elegirán un  bonito lugar y coordinados por enérgicos “coachs” o “mentores”, tratarán de definir una nueva cultura que luego a través de un conjunto de acciones de comunicación interna será bajada al resto de la organización.

El problema de este mecanismo es que existen generadores y consumidores de la cultura, aquellos que definen los criterios y valores; y los demás que deben incorporarlos.

Generalmente el número de consumidores siempre supera ampliamente al número de generadores y aunque se trabaje para evitarlo, uno de los atributos implícitos en ese mecanismo es el de “consumir” como regla y “generar” como excepción.

¿Cómo podemos hacer para construir una empresa de “generadores” de ideas, de personas que se sientan protagonistas de la creación y la construcción de la cultura misma?

No creo que exista una respuesta única a esta pregunta, ni siquiera me parece inteligente considerar que la respuesta pueda ser individual, creo que debe ser un proceso grupal, de equipo. La cultura de una empresa de “generadores” debe surgir del grupo y no puede ser “consumida” luego de una idea brillante de un “líder”,  sino que define el liderazgo compartido y lo potencia al espacio de la reflexión sobre la cultura misma de la organización.

Para no ser demasiado teóricos, quisiera compartir lo que en mi experiencia ayuda a crear generadores:

  1. Mostrar un compromiso con la escucha, profundo. Esto significa estar dispuestos a preguntar mucho, y sobre todo a aceptar miradas diferentes, y no solo “aceptarlas” de forma polite, sino considerarlas, analizarlas y evaluarlas junto con las demás ideas u opiniones.
  2. Inspirar con el ejemplo a los demás, mostrar un deseo constante de soluciones colectivas, de ideas que surgen de conversaciones grupales, valorando la diversidad.
  3. Respetar siempre todos los puntos de vistas, aún cuando no haya acuerdo, mostrar que participar y generar es la norma, y que consumir es una excepción solamente justificable cuando se trata de una discusión de fútbol.

En resumen, si bien es sencillo definir y expresar esto en palabras, el reto está en construir una una cultura basada en los valores de colaboración y el liderazgo.

 

Mariano Stampella

Además de ser ex Business Developer en intive, Mariano Stampella es uno de sus socios fundadores. Es ingeniero en informática, egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y realizó un posgrado en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). En la compañía, también se desempeño como investigador y manejó el área de Desarrollo. Es uno de los miembros fundadores de Nahual, un multipremiado proyecto social open source.

 

Deja un comentario