intive Argentina Blog

Democratización de los asistentes virtuales: Quiero a Alexa con la voz de Chespirito

Posiblemente muchos de nosotros hemos tenido alguna experiencia con algún asistente virtual, ya sea con SIRI de Apple, Alexa de Amazon o Google Assistant de Google. Pero no cabe decir que han tenido un papel bastante protagónico, más allá de que muchas empresas hacen esfuerzos para poder integrarlos en nuestras aplicaciones, como es el caso de Sheena Time Tracker, un producto orgullo de intive-FDV.

¿Cuáles son los retos de un asistente virtual en un mundo globalizado?

  • No quiero repetir la orden tres veces. Quiero un asistente amigable e útil.

Un asistente virtual apunta a todo tipo de usuario, para que lo utilice en diferentes situaciones y múltiples condiciones. Y ¿A qué nos referimos con esto? Pues a que no siempre el usuario va a estar a menos de 3 cm del dispositivo pronunciando lentamente, en un lugar sin ningún ruido exterior y haciendo un correcto uso del idioma. Por esta razón, un asistente virtual tiene que estar preparado para funcionar en condiciones difíciles.

He tenido la experiencia de tener que repetir varias veces la misma expresión y al mismo tiempo obtener resultados no esperados, por lo que en varios casos no tuve más remedio que pasar a tomar control directo del teléfono o computadora (como si fuese la edad de piedra) para poder realizar la acción que quería.

  • No quiero un asistente llamado Michael Jackson con acento de india, pero quiero la voz de Chespirito.

Veamos el caso del español, un idioma que hablan 400 millones de personas y es oficial en 20 países. Cada uno de estos últimos tiene acentos y palabras diferentes. Por ejemplo la persea americana en algunos países se conoce como palta o aguacate. El maíz como elote, mazorca o choclo, que es exactamente lo mismo.

Igualmente, los acentos de cada país y región son sumamente diferentes. Un hispanohablante puede tener acentos de Puerto rico, Argentina, España o Chile. Para un argentino resultaría confuso y difícil entender alguien con acento mexicano dictando una receta para guacamole.

Algunos asistentes como WAZE optan por tener diferentes estilos de voces (hasta la voz de C3P0). Otros, como los de Alexa o Google, prefieren tener una identidad de marca y mostrar una sola voz.

Por otro lado, aunque no más trivial, los asistentes de voz tienen por defecto, en su mayoría, una voz femenina. Muchos psicólogos han hablado sobre el tema:

Por un lado, las oraciones que utiliza, la forma en que responde un asistente, están previamente premeditadas. En varias páginas de internet se menciona que la selección de una voz femenina en los estudios (por ejemplo: link) es considerada como más cálida. Pero esta respuesta no complace a algunos grupos (como el movimiento Girl Speak Louder), ya que en gran parte es solo una solución en base a una construcción social que en estos tiempos puede cambiar. El usuario debería poder elegir la voz que quiere a la hora de solicitar ayuda.

  • Quiero respuestas que me ayuden

Como último tema, la persona usuaria busca que le faciliten la vida. Aunque se han hecho avances enormes en interacción – y es acá donde Machine Learning debe brillar – un asistente virtual debe poder ser útil: al preguntar la hora o el clima el asistente debería poder entender nuestros huso horario y ubicación. A medida que logra identificar nuestras preferencias, estas deberían estar presentes en las respuestas que obtenemos.

Las funcionalidades del asistente tienen que ser atractivas y naturales para que el usuario decida usar su voz en lugar de tomar el control remoto o el teléfono celular, así que la experiencia del usuario es algo que definirá el éxito. En resumen, el desafío de los asistentes virtuales es hoy adaptarse a diferentes culturas y condiciones, tanto sociales como políticas, para lograr integrarse y formar parte de nuestras vidas de forma natural.

Rodolfo Cordero

Rodolfo Cordero es desarrollador en la compañía desde junio de 2016. Es Licenciado en Desarrollo de Software, graduado de la Universidad Latina de Costa Rica, país del cual es oriundo. Asiduo lector y melómano, hizo cursos de coctelería y barismo, habilidades con las que deleita al staff de intive en los afters organizados por la compañía.

Deja un comentario