intive Argentina Blog

Mujeres al poder: ¿machistas?

Casi todas las mujeres de mi generación fuimos criadas incorporando conceptos machistas de manera inconsciente. En el ámbito educativo o en el hogar, hemos visto cómo aquellas que nos precedían nos asignaban tareas “femeninas”, esperaban que nos comportáramos como señoritas aplicadas, que vistiéramos de tal o cuál manera o que colaboráramos más en casa que nuestros hermanos.

No digo algo nuevo, las mujeres hemos soportado, naturalizado y, sin darnos cuenta de su gravedad, difundido prácticas machistas dentro y fuera de casa. Todavía hoy, al hacer algún trabajo introspectivo identificamos y hacemos consciente algún pensamiento o actitud propios (¿propios?) que favorece la desigualdad de género. Pero volvemos a ver películas de los ‘90 y nos horrorizamos. Ya no se trata de peinetas, de casarnos o no, del dilema madre – ama de casa / trabajadora, sino de rincones mucho más específicos de nuestra psiquis, aquellos que podemos relacionar con el lenguaje, con críticas hacia nuestro propio género, con nuestros prejuicios.

Y, si esto aún nos sucede, me pregunto, ¿qué pasa cuando las mujeres asumimos el poder? Un lugar por encima del techo de cristal no solamente nos da más oportunidades sino que nos genera más responsabilidades en esta lucha. ¿Cómo aprovechamos ese espacio? ¿Cómo nos aseguramos de que, desde nuestro lugar de poder, no estamos perjudicando a otras que también intentan crecer?

Las mujeres más poderosas del mundo

Miremos a las mujeres con más poder en el mundo. Nos encontramos, desde mi punto de vista, con tres tipos de “líderes”:

  • Las marketineras

Son aquellas que enarbolan una bandera de igualdad. Aquellas falsas feministas que, desde sus posiciones privilegiadas, utilizan como estrategia el odio, la confrontación pública. Sacan provecho de las redes o escriben libros asesoradas por estrategas de marketing. Alientan pero, ¿qué aportan en concreto para el resto de las mujeres? ¿Cómo se mueven de puertas para adentro realmente?

Figuras como la de Von der Leyen, o la de Christine Lagarde, al frente del FMI, organismo largamente criticado por su responsabilidad acrecentando brechas sociales y económicas, son susceptibles de análisis. ¿Hemos visto realmente cambios sustanciales en las políticas que promueven el FMI o la Comisión Europea?

  • Las cómplices

La poeta y pensadora mexicana Karina Vergara Sánchez nos deja una descripción que seguramente resume mejor de lo que yo pudiera esta categoría:

“En una línea paralela, el hacer de esos hombres en el patriarcado está sostenido y se mantiene gracias al incansable trabajo de las mujeres ambiciosas de la aprobación masculina que deciden servirles a ellos antes que mirarse en el espejo de un ‘nosotras’. Las empresarias, las políticas al servicio del líder del partido, las policías, las militares, las narcotraficantes, las secuestradoras y todas aquellas que mantienen y participan de la injusta distribución de la riqueza y todas las formas de injusticia social. Las académicas y las autoridades religiosas, morales y legales que discursan para justificar/ proteger agresores o para distraernos y/o exigirnos que no les pongamos nombre y rostro. Aquellas mujeres que deciden poner su propio cuerpo y acciones para defender a los denunciados de acoso y/o de violencias. Aquellas que les son leales a ellos por sobre todas las cosas. Las que repiten los ejercicios colonizantes, racistas y extractivistas sobre otras. Aquellas que son esbirras de otras mujeres y hombres en el poder, por el puro placer de servir a la hegemonía y se ocupan de acosar, calumniar, silenciar, acusar de violentas, negar o perseguir a quienes se niegan a servirles a ellos, esbozan cuestionamientos, disienten o deciden hacer las cosas de otra forma. Son todas aquellas que funcionalizan la venta y consumo en las múltiples formas de comercio que hoy existen de los cuerpos, del dolor y de los productos de los cuerpos de las mujeres. Eso, y más, es el patriarcado ejercido por hombres y sostenido por mujeres”.

  • Las sutiles

Y llegamos a aquellas mujeres que, sin adoptar ningún extremo, se manejan de manera indiferente. No se asocian a ninguna postura y reproducen modelos machistas para con otras mujeres. No se exponen y, cuando tienen oportunidad de promover un cambio, no llegan más lejos que al punto de emitir opiniones políticamente correctas. Sin dudas, en un mundo todavía machista, el camino más seguro para permanecer en el poder. Cuidar lo propio, no tornarse amenazante para ningún “bando”.

Angela Merkel ha sido muchas veces observada por su papel contradictorio, criticada por la falta de cambios en la participación política y económica de las mujeres en su país. De un extracto del NY Times:

“Ella aprendió a esconder sus propósitos bajo un velo de indiferencia”, comentó Constanze Stelzenmüller, profesora emérita de Brookings Institution que ha observado a Merkel como periodista. Merkel, dijo, aprendió el “te callas, te aguantas y estás atenta a una oportunidad; todo eso mientras tratas de salir ilesa”.

Cuando las leyes, la educación y las normativas laborales siguen siendo iguales o se modifican en la medida justa y necesaria para acallar los reclamos, es hora de preguntar: ¿qué están haciendo por las demás las mujeres al poder?

¿Cuál es tu papel?

El feminismo no es ir en contra de los hombres, es mover recursos cuando nos encontramos en escalafones de poder, para mejorar la vida del resto de las mujeres que están por debajo del techo de cristal. Todas y todos tenemos la responsabilidad de transformar las condiciones sociales actuales, desde nuestro lugar y en todo lo que esté a nuestro alcance.

Mientras las mujeres más poderosas se ubican en una u otra categoría de las que conversamos antes (gracias a Dios, no todas)… Yo pienso que no necesitamos estar en un ranking para manejar poder. El poder está en una maestra que educa, en una líder de equipo, en una selectora de personal, en una profesional de la salud. Todas, desde nuestras esferas, tenemos algún nivel de injerencia para poder promover cambios. Y vos, desde tu lugar, ¿qué vas a hacer por las demás?

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

Deja un comentario