intive Argentina Blog

Otro estúpido millennial

Hace unos días se dio la casualidad de que en mi timeline de Twitter encontré dos videos consecutivos que me llamaron la atención.

En el primer video, Simon Sinek explica los problemas que tienen (y tendrán) los pertenecientes a la llamada generación “millennial”, esos sujetos impacientes, expuestos a la tecnología desde una edad temprana. Para Sinek, los millennials son caracterizados por no aceptar el hecho de ya “no ser especiales”. Ya no son especiales en el sentido que les enseñaron sus padres y sus maestros en la escuela, donde se los premiaba por participar o, incluso, por equivocarse. Los millennials descubren esto en la vida real, cuando se encuentran con severos problemas para adaptarse al mundo corporativo, un mundo en donde solo se reconoce a los que logran sus objetivos (y, por ende, triunfan). Además, Sinek menciona la desesperada búsqueda de propósito o impacto dentro de los chicos de esta generación, algo que él encuentra muy poco realista.

El siguiente video de mi timeline resultó ser sobre Gino Tubaro, un emprendedor brillante al que conocí en el evento BarCamp del año 2013. Para ese entonces, Gino tenía solamente 17 años y ya había creado una impresora 3D utilizando componentes argentinos. Su idea era fabricarla y distribuirla masivamente. Con 20 años, hoy Gino hace uso de sus impresoras 3D para construir prótesis y viaja por el mundo repartiendo esta solución a quienes la necesitan. También organiza “Manotones”, eventos solidarios para que mucha gente que no tiene alcance a esta solución pueda acceder. Él cuenta sus razones:

“A mis inventos los enfoco desde un costado social porque es lo que más impacto tiene. Y porque para mí es un orgullo ver a un pibe sonreír con la prótesis que inventé.”

Para mí, es el típico caso del millennial y la búsqueda de impacto del que habla Simon Sinek.

Esta coincidencia me llevó a reflexionar sobre el tema, ya que como socio de una empresa de software con 120 miembros y un 78% de millennials, me parece muy importante comprender a esta generación.

Para empezar, creo que es necesario entender el contexto y los desafíos a los que se enfrentan las chicas y los chicos nacidos luego de 1980. Analicemos cada uno de ellos:

1.Estancamiento económico
Muchos millennials tuvieron la mala suerte de vivir una de las crisis financieras más grandes de la historia durante el período 2008-2009, cuyas consecuencias continúan hasta el día de hoy.
Pero no se trata solamente de esta crisis sino que, desde que nacieron, prácticamente todos los años la concentración de la riqueza en manos de un grupo muy chico de la población aumenta y las chances de movilidad social se estancan significativamente.
Para ser más claros, las posibilidades de que los millennials puedan acceder a una mejora significativa en su calidad de vida mediante su esfuerzo y compromiso laboral son más bajas que para cualquier otra generación previa a 1980.

2. Deterioro medioambiental
Para personas que deben habitar el planeta Tierra y formar familias en los próximos años, la problemática medioambiental es claramente muy importante. El calentamiento global lleva años intensificándose sin que nadie pueda predecir su real impacto. Todos los días vemos imágenes de hielos continentales a punto de quebrarse, noticias del calentamiento de los mares y de recursos naturales que escasean, y nadie puede entender ni predecir las consecuencias de estos fenómenos. En general, los gobiernos y empresas no parecen preocuparse demasiado al respecto.

3. Xenofobia e inmigración
El 21 de diciembre de 2015, 3.406 personas fallecieron en el intento de llegar a Europa en una de las crisis migratorias más grandes desde las guerras mundiales. Al mismo tiempo y en los últimos años, una ola de partidos de derecha ganó las elecciones en diferentes partes del mundo con propuestas xenófobas en sus plataformas y grandes retrocesos en término de derechos civiles. Para nombrar solo algunos ejemplos del 2016:

  • El presidente Rodrigo Duterte, ganador de las elecciones en Filipinas, insulta a los homosexuales, se burla de violaciones masivas y básicamente convoca al asesinato sin juicio de miles de personas en su país.
  • En Polonia se impone el partido “Ley y Justicia” que rechaza cualquier tipo de minorías sexuales y liberales, y ha dejado clara su negativa hacia la inmigración y los refugiados.
  • En Inglaterra el pueblo vota por abandonar la comunidad europea -decisión basada primordialmente en la motivación por no aceptar más refugiados y protegerse de la inmigración.
  • El 20 de enero de 2017 jura como presidente de los Estados Unidos Donald Trump, el magnate de real state que basó su campaña en el odio hacia las minorías, las burlas a los discapacitados y la construcción de un muro para rechazar inmigrantes.

 

La actitud de los Millennials

En un escenario como el descripto anteriormente, las nuevas generaciones tienen por delante un mundo realmente desafiante y, desde mi modesto punto de vista, los equivocados no son los millennials.
Entiendo a Sinek cuando dice que los milenialls tienen que ser más pacientes, y comparto que la paciencia es una virtud muy valiosa que en general siempre se desarrolla con el paso de los años. Pero en donde disiento profundamente con su punto de vista es en creer que la razón de esa impaciencia está en la búsqueda de gratificación inmediata, creo que la impaciencia de los millennials es lo más sabio que existe en este momento en donde un cambio de rumbo es más urgente que nunca.

De hecho, en medio de la crisis económica, ellas y ellos luchan por trabajar en empresas que tengan políticas activas de responsabilidad social empresaria. Esto generó lo que los investigadores Archie Carroll y Ann Buchholtz definieron como “la crisis de las expectativas”. Mientras las nuevas generaciones esperan más y más compromiso de parte de sus jefes y sus empresas en actividades de impacto social, las organizaciones tienen cada vez menos impacto positivo en las sociedades:

millenials

 

Y esto es realmente un cambio enorme en relación a otras generaciones, según estudios recientes un 79% de los millennials considera que la responsabilidad social debería ser una obligación de las empresas y, más de un 45% aceptaría recibir un sueldo hasta 20% más bajo por trabajar en una empresa que tenga un genuino compromiso con su comunidad.

En términos de compromiso con el medio ambiente, los millennials lideran los movimientos ecologistas y les dan una valoración por encima de cualquier otra generación a las cuestiones medioambientales. Y, finalmente en lo que respecta con derechos civiles, diversidad y dirigencia política, sus ideas son bien claras:

  • Son la generación que más apoya el derecho de los homosexuales a casarse y a adoptar.
  • Son quienes llevan la bandera en contra de la pena de muerte y los que menos apoyaron medidas como la guerra en Irak (una de las principales causas de las migraciones).
  • Están, además, profundamente en contra de perder libertades civiles como consecuencia del “terrorismo” y la persecución a los musulmanes.
  • Si hubiéramos dejado que solamente votaran ellos, Bernie Sanders sería el presidente de los Estados Unidos e Inglaterra seguiría siendo parte de la Comunidad Europea.

¿Estamos en condiciones de criticar su búsqueda de impacto? ¿O su necesidad de un propósito? ¿O deberíamos empezar a votar como ellos? ¿No es acaso el momento de empezar a comprometernos para generar un cambio en la dirección opuesta a la que estamos yendo?

Aunque haya nacido en 1979, y esté un año antes del límite que demarca la generación, siento que en esta conversación solo soy otro estúpido millennial que cree que hay que buscar un propósito y generar un impacto, que hay que votar en contra del odio y hay que comprometerse con las causas sociales y medioambientales. Todo esto antes de que ya sea demasiado tarde. Y creo que la paciencia, la estoica aceptación que nos proponen desde muchos espacios es un grosero error, hace falta un compromiso urgente en generar un cambio.

¿Cómo esperamos que reaccione una generación que nos ve destruir el mundo en el que va a tener que vivir, nos ve votar a Donald Trump, nos ve optar por el Brexit e inmediatamente después entrar a Internet a buscar qué significa realmente la Unión Europea? Aparecemos ante ellos como generaciones sin compromiso por la sociedad, que ponen en peligro su futuro y generan políticas de odio racial y de persecución. Y tienen razón.

 

 

Mariano Stampella

Además de ser ex Business Developer en intive, Mariano Stampella es uno de sus socios fundadores. Es ingeniero en informática, egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y realizó un posgrado en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). En la compañía, también se desempeño como investigador y manejó el área de Desarrollo. Es uno de los miembros fundadores de Nahual, un multipremiado proyecto social open source.

 

Deja un comentario