intive Argentina Blog

Recursos y prácticas para aprender idiomas

El aprendizaje de idiomas está rodeado de una serie de ideas instaladas. “¿Para qué estudiás ese idioma si no es comercial?”, “Hay que saber muy bien inglés, nomás”, “¡Debe ser re difícil!”, “¿Cuánto te queda para ser bilingüe?”. Dependiendo del idioma, estas ideas cobran más o menos fuerza. Lo que encuentro en común, es que detrás de todos estos prejuicios existe la misma creencia: un idioma es una tarea que consume mucho esfuerzo invertido durante mucho tiempo. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así.

Creando hábitos

Aprender un idioma puede ser una tarea liviana, si se invierte tiempo diariamente de forma eficiente. Por otro lado, el objetivo tampoco tiene por qué ser “llegar a ser bilingüe” o hacerse pasar por un nativo. En este sentido, lo primero que necesitamos para aprender un idioma es tener un objetivo claro.

Una vez definido el objetivo necesitamos crear el hábito. No podemos pasar un día (en lo posible) sin tener contacto con el idioma. De otra forma, estaremos haciendo negociable el compromiso de aprender y eso perjudicará nuestro avance. Luego de fomentar el hábito diariamente, llegará un momento en que, nosotros mismos, nos organizaremos para incluirlo en nuestra rutina, como hacemos naturalmente con la comida, el trabajo, los vínculos, etc.

En caso de no lograr formar el hábito deberíamos repreguntarnos si realmente queremos aprender un idioma.

¿Cómo aprender un idioma?

En programación, una vez que dominamos un lenguaje, decimos que es muy fácil luego aprender otro. ¿Por qué? Porque en realidad lo que aprendimos es algoritmos y lógica y, eso existe en todos los lenguajes, solo que se presenta de distintas formas. Esta idea es análoga a los idiomas, aprender otro idioma es más fácil si sabemos análisis sintáctico (y no me refiero al nivel de detalle con el que lo veíamos en el colegio, sino a entender las estructuras básicas). Saber análisis sintáctico nos permite aprender las estructuras que el idioma nos ofrece, detectar patrones para internalizar dichas estructuras más fácilmente y entender la forma de razonar de los nativos de esa lengua, entre otras cosas.

¿Qué herramientas o recursos resultan útiles a la hora de aprender un idioma?

  • Escuchar música
    Escuchar música en el idioma que estamos aprendiendo, aun cuando no entendamos nada de lo que están diciendo, es recomendable porque de esta forma nos percatamos de la entonación y de los tiempos en que hablan. Además, es muy probable que retengamos algunas palabras que el día de mañana reconoceremos más fácilmente. Aprender la canción de memoria hará luego que sepamos algunas estructuras que podremos usar en otros contextos.
  • Escribir todos los días algo
    No me refiero a un texto obligado sobre un tema que no nos interese. Hablo de escribir sobre lo que hicimos en el día, sobre lo que queremos hacer o sobre lo que estamos viendo en este momento sentados en nuestro living. La idea es buscar excusas para poder escribir. Encontrar un equilibrio entre la libertad de escribir con lo que ya sabemos decir y la búsqueda en el diccionario (aprendiendo y manteniendo la motivación). Nunca pasarse al extremo de hacerlo una actividad tediosa porque así pondríamos en peligro el hábito.
  • Tener un cuaderno con vocabulario
    Agrupar el vocabulario por categorías nos ayuda a conectar algunas palabras entre sí y detectar posibles patrones. Por ejemplo, en chino, algunos caracteres representan ideas generales que luego se hacen más particulares con el siguiente carácter. De esta forma, el primer carácter, ya nos abre un abanico de muchas palabras que conoceremos. En el caso del alemán, está bueno escribir los sustantivos con su género y en un color que represente el género.
  • Mirar series de aprendizaje
    En internet hay series realizadas con el fin de aprender el idioma, que permiten escuchar, ver y leer en situaciones no tan complejas. De ahí, además, podemos sacar expresiones coloquiales o de uso popular que no aparecen tanto en libros de estudio. Las imágenes le dan un contexto al diálogo y hacen más amena la retención.
  • Configurar el teléfono celular en el idioma en cuestión
    Estamos gran parte del día interactuando con el teléfono y éste, a su vez, nos demanda tomar decisiones constantemente. Es muy probable que aprendamos palabras y estructuras de manera pasiva. De hecho, hay una aplicación para aprender inglés que por cada desbloqueo del teléfono nos muestra una palabra nueva.
  • Leer libros
    Hacerse socio de alguna biblioteca del idioma o bien comprar los libros (cualquiera sea el formato). Con el hábito tendremos más fluidez, tanto para leer como para hablar.
  • Navegar en otro idioma
    Si querés aprender vocabulario relacionado a “la casa”, metete a un sitio web inmobiliario y ahí con ayuda de las fotos, el sentido común y lo que ya sepas vas a inferir un montón de vocabulario. Incluso, se empieza a notar la diferencia entre lo que enseña la academia y lo que se habla realmente ahí afuera, ya que el idioma es dinámico y se encuentra en cambio constante.
  • Crearse un perfil en Italki
    Es una red social gratuita de idiomas, donde la idea es compartir “tareas” o textos que otros nativos o alumnos van a corregir. También uno puede corregir o leer los textos de otros y las versiones que proponen distintos nativos, ya que no hay una única forma de decir las cosas y aprender un idioma también es mejor a través de la diversidad. Los nativos te contactan para seguir practicando por otras redes también.
  • Mirar videos de cultura
    Aprender la cultura del idioma es importante, entre otras cosas, para seleccionar el vocabulario pertinente. Me enteré durante el aprendizaje de alemán que en Alemania el pepino es una verdura a la que se la da mucha importancia, como también se prefiere la manteca antes que el aceite. Muchos de los platos tendrán pepino o habrá situaciones comunicativas en las que es más probable que esté esa verdura en lugar de otras que quizá en mi idioma sí son más importantes. También resulta de utilidad para aprender palabras que no existen en ese lenguaje, o que no existen en el mío. En alemán, existe una palabra cuyo significado es aproximadamente: el miedo al cierre de oportunidades a medida que uno crece: «Torschlusspanik». Por otro lado, en francés, no existe el verbo “extrañar” y uno debe decir algo como: “vos me faltás” para transmitir el equivalente: «Tu me manques».
    Además, aprender mediante historias hace que forjemos más ese conocimiento, ya que recordaremos la sorpresa de enterarnos de algunas cosas.
  • Tener una visión global de la gramática del idioma
    Saber los conectores, las declinaciones, conjugaciones de los tiempos verbales, los tipos de verbos, el orden de las palabras o las estructuras facilita el poder leer un texto más rápidamente sin frenarse de golpe porque no entendemos las disposiciones de las palabras.
  • Aprender las palabras que aparecen más frecuentemente
    Existen tablas de palabras ordenadas según su frecuencia en los diálogos de las películas. Esto nos permite priorizar el aprendizaje de esas palabras, ya que nos permitirán entender más rápidamente en varios contextos.

¿Qué prácticas o pensamientos te pueden ayudar?

  • Aprender desde el contexto de cada uno. ¿Qué vocabulario representa algo interesante para mí? ¿De qué quiero escribir o que me gustaría aprender a decir? Evitar el pensamiento: “esto es muy difícil, lo aprenderé en el nivel correspondiente”.  Si tengo que aprender inglés lo más rápido posible para poder estar presente en una reunión diaria, ¿es necesario que dedique tiempo a aprender vocabulario referente a los utensilios de la cocina o las verduras? Mejor investigar las palabras que se destacan en las situaciones comunicativas en las que voy a estar.
  • Aprender a no entender y seguir adelante. No tengo que saber TODO lo que leo, ni entender TODO lo que escucho, ni saber decir TODO lo que quiero. Todos los días sabré un poco más y de eso se trata.
  • El error está bien.  Aprender es una forma de ir descartando los errores y la única forma de poder descartarlos es cometerlos.
  • Evitar saturarse. Es mejor emplear tiempos cortos pero efectivos, que estar todo el día desconcentrado simulando que “estoy aprendiendo”.
  • Sumergirnos en el idioma de todas formas posibles. Si viviésemos en el país en cuestión, estaríamos forzados a aprender a la fuerza. Debemos simular ese escenario para poder aprender más rápidamente.
  • No dejarse influenciar por las ideas de otros. Para otros puede no ser útil el idioma que aprendo, para algunos puede ser difícil. Lo que importa es lo que para mí significa el aprendizaje.

Todas estas prácticas que mencionamos se pueden llevar a cabo en solo 30 días. Es decir, si uno se compromete durante ese plazo de forma real, se puede organizar, siempre con un límite y con un plan de acción. Siempre habrá una excusa para posponer, por eso lo importante en primer lugar, es enfocarnos en lograr el hábito.

Gastón Villar

Gastón Villar es desarrollador Frontend en intive-FDV desde enero de 2018. Estudiante de Ingeniería en Sistemas de la Información en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Gastón es un fanático confeso de los idiomas: estudió chino, francés, y ahora está comenzando su aprendizaje del alemán. Entre sus principales hobbies se encuentran asistir al teatro, salir con amigos y leer.

2 comentarios

  • Hola, Gastón. Realmente la falta de un buen nivel de inglés es un impedimento para entrar a trabajar en la industria del software, me está pasando en este momento. Quería preguntarte si podés recomendarme alguna serie específica para aprender inglés en Youtube de las que mencionás en el artículo. Gracias.

  • Gustavo, como estás?
    En primer lugar, me parece que si tu objetivo es aprender ingles para poder usarlo en la indsutria del software, podrías crear el hábito
    de:
    *leer articulos de tecnología
    *mirar conferencias o tutoriales en youtube relacionados a software (algo que te interese realmente).

    Al mismo tiempo, podrías repasar toda la gramática de inglés de nivel B1 (First Certificate).
    Hay libros para preparar el examen que nuclean toda la gramática puntualmente con todas las opciones por tema y hasta vocabulario básico. (Por ejemplo el libro de Michael Vince para First).

    Tratar de hablarlo tambien es fundamental, pero para que sea expeditivo y bien aprovechado yo buscaría un profesor particular solo para vos y que pueda orientarte las clases con situaciones que puedieran darse en la industria del software.

    Indudablemente esto lleva tiempo pero la clave es que lo conviertas en un hábito, así todos los días incorporas conocimiento, lo ejercitas y sumas.
    Si bien no conozco una serie para aprender inglés en particular, estoy seguro que hay en youtube.
    De todas formas, me concentraría en enfocar mi aprendizaje al software y a medida que adquieras confianza podes ir agregando areas de vocabulario y expresiones que usan deldía a día.

    Ejemplos podrían ser: intentar explicarle a un usuario como realizar alguna tarea con la computadora (escribirlo, hacerlo corregir y hablarlo). A esas situaciones comunicativas me refiero que deberías enfocarte, como tambien las formulas de escritura de mails formales (que son un poco de memoria, pero te ayudan a sumar skills para tu trabajo).

    Espero haberte ayudado.

    Saludos!