intive Argentina Blog

Software y consentimiento del usuario

¿Cuál es el límite entre el software que no pide consentimiento alguno y el malware o spyware? Cuando interactuamos con usuarios o con sus datos sin pedirles permisos, estamos cometiendo un error. Aún si nuestras intenciones son buenas, estaremos creado vacíos legales y posibilidades para otros que no tienen tan buenas intenciones como las nuestras. Intentos de acoso o de violación de datos privados hallarán un terreno fértil en tu aplicación si es que no le prestamos atención a los consentimientos.

Pero, ¿qué es realmente el consentimiento?

Consentimiento significa obtener una confirmación positiva, clara y explícita por parte de los usuarios para que tu app realice cierta acción. El consentimiento debería estar siempre presente, dado que nuestras apps siempre interactuarán con usuarios, sus datos o sus smartphones. Hasta no hace mucho, justo antes del Android 6.0, el consentimiento era solicitado una sola vez, en el momento de instalar tu app. Hoy en día los desarrolladores pueden pedir más de una vez el consentimiento, cada vez relacionado a una funcionalidad diferente.

Si no pensás que el consentimiento es vital, entonces echá un vistazo a las posibles consecuencias:

  • Alguien quien ha sido víctima de abusos ”googlea” sobre su condición, y horas más tarde Google muestra una publicidad de defensa personal o una publicidad de emergencia para víctimas de abuso, exponiendo una delicada problemática a quien sea que esté utilizando los mismos dispositivos.
  • Un empleado busca contenido sexual, y al día siguiente durante una presentación de trabajo recibe emails de sex shops.
  • Pensá sobre las implicaciones de la Internet de las Cosas, ¿qué clases de accidentes podrían suceder si un auto autónomo pudiera tomar decisiones sin el consenso de su dueño?
  • Y ,¿qué hay acerca de una persona que ha sido acosada y Facebook le permite saber al acosador que la víctima está transitando por su zona? ¿O Tinder le muestra su perfil?

La gente es vulnerable a chantaje, revancha, humillación, bullying y demás. Si pedís consentimiento no sólo estarás cuidando la privacidad de los usuarios, sino también brindándoles una mejor experiencia, haciéndoles sentir que su opinión y confirmación realmente te interesa.

¿Cómo podemos asegurarnos de que no estamos viviendo en un vacío legal?

La Gestión del Consentimiento “permite que la gente apruebe y retire el consentimiento y luego cree experiencias personales desde allí”, y debería cuidar los siguientes aspectos:

  • No dar por sentado las experiencias del usuario.
  • Informar correctamente al usuario, para que pueda tomar una decisión bien argumentada acerca del consentimiento que le ha sido requerido. Los usuarios deberían ser conscientes de los riesgos que están corriendo cuando permiten cualquier clase de interacción con tu app. No tendrán la mejor experiencia si no están seguros de para qué se usa su información y hacia dónde se dirige.
  • Diseñar primero la UX. Si piensas en la experiencia del usuario, es un hecho que estarás pensando en el consentimiento. Definir el sendero entero por el cual transitarán los usuarios ayuda a pensar cuáles son los momentos indicados para pedir el consentimiento. También, resulta más barato que tener que arreglar el producto en una etapa más tardía del desarrollo.
  • Cada estructura debe sobrevivir a una gran pregunta: “¿Cómo puede ser utilizada para dañar a alguien?” Si puedes hacer esta pregunta y resolver la vulnerabilidad, entonces, está resuelto.
  • Sería ideal para la compañía promover la creación de un “equipo de seguridad” que busque y resuelva las vulnerabilidades de todos tus productos.

Los desarrolladores deben comenzar a pensar acerca del consentimiento como también los diseñadores y los DevOps. Si todos prestamos atención desde la primerísima etapa del diseño de nuestro producto, estaremos cubriendo los vacíos legales y, por sobre todo, protegiendo a nuestros usuarios como también a nuestra empresa.

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive – FDV. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

Deja un comentario