intive Argentina Blog

Soy QA (y no me dejan reportar errores)

  • ¿Podría decirme en cuáles casos utilizaría el edge o border testing?
  • ¿Me daría ejemplos específicos de test negativos?
  • Conocimientos en herramientas de automatización son excluyentes para cubrir este puesto.
  • Necesitamos a alguien con skills en comunicación, ya que se requiere trato directo con el cliente.

Y así sucesivamente. Cientos de preguntas y conocimientos que las empresas exigen antes de contratarte para un grandiosísimo proyecto; con el cliente que siempre soñaste. Así que supones que a partir de ahora todo será perfecto: para un junior, es el momento de aprender de los mejores; para un senior, de mostrar capacidades.

Un QA en la era de piedra

Se trata de esas compañías verticales y tradicionales con equipos de testing de todos los senioritis, dedicados a asegurar que no crashee el producto en mantenimiento. Después de años de seguir usando las mismas tecnologías, lo único que estas empresas esperan del software es que esté estable para seguir generando ganancias y, entonces, el producto termina pareciendo una imagen de Pedro Picapiedra con un iPhone en la mano. Un producto viejo, pero maquillado de innovación.

Los testers preparados para cubrir el puesto esperan empaparse de las mejores tecnologías y de renovadores procesos que expliquen la cantidad de experiencia y conocimiento exigidos para tener el derecho de entrar.  Una vez dentro, ¡sorpresa! Si estuviste en un lugar así, el siguiente diálogo te parecerá familiar.

QA antiguo – Eso es un known issue, está reportado desde el 2015.

QA nuevo – Entiendo, ¿y esto? Tenemos 3 popups seguidos, uno encima del otro.

QA antiguo – Ah, sí, eso es normal.

QA nuevo – ¿Y este campo? Es para un email y permite insertar más de 30 caracteres.

QA antiguo – Ah, también lo sabemos. Pero no lo manejamos nosotros.

Como QA en una empresa vertical y tradicional, ¿qué debo tener en cuenta?

Si has estado allí, sabes de lo que estamos hablando; si no has estado, acá explicamos lo que debes tomar en cuenta antes de tomar el gran paso.

  • Procesos largos y detallados para las tareas de gestión: podrías encontrarte con este tipo de procesos que, por lo general, cubren y recubren los mismos detalles, lo que resta tiempo de trabajo productivo. Sin embargo, esto te prepara para entender lo fundamental de las tareas de gestión, en cuanto a formas.
  • Acercamiento al código: puede suceder que los equipos de desarrollo y testing no se encuentren en el mismo sitio, lo que conduce al tester a tener que ser más específico (en el sentido técnico)  sobre el issue a describir, o a que los mismos QAs deban llevar a cabo el proceso de buildeo de la versión a testear. Por otro lado, la curiosidad o búsqueda por entender, puede aproximar a los manuales al testing de caja blanca.
  • Priorización de issues: y esta es la parte complicada. Porque pareciera que no todo issue es un issue, sino más bien un ‘feature’, el ‘resultado esperado’, ‘minor bug’ o un ‘issue que se va de nuestro alcance’ y, por ende, puede ir encolado en una eterna lista de espera. En este sentido, a veces la percepción de lo que está bien o mal se tergiversa.    
  • Finalmente, debes entender que la calidad del producto es establecida y decidida por el cliente: en sincronía con lo anterior, por mucho que nos guste tener un producto prolijo y con altos estándares de calidad, la realidad es que la última palabra antes de una release siempre la va a tener el cliente.

Si bien formar parte de estas empresas convencionales puede resultar cautivador por los años que llevan en el mercado, a veces no tienden a ser las más flexibles a cambios, a migraciones de tecnología, a retos nuevos o a horizontalizarse. Porque lo que hoy existe ‘anda y produce’ y, eso es suficiente para ellas. No obstante, claro, siempre está bueno ver el otro lado de la balanza y generar perspectiva sobre el tipo de empresa en el que cada profesional desea trabajar.

Al final, ser QA es estar donde se concibe el centro de la acción.

Y menos es más.

Menos burocracia, más calidad.

Menos Pedros Picapiedra, más intive-FDV.

Ilein González

Ilein González es licenciada en Comunicación Social, mención periodismo, graduada de la Universidad Católica Andrés Bello. Desde mayo del año 2018 se desempeña como Analista de Calidad en intive-FDV, en uno de los proyectos más desafiantes de la compañía. Ilein es además una entusiasta de la innovación y los procesos.

Deja un comentario