intive Argentina Blog

Trucos para hackear el cerebro

Trabajamos en una industria muy competitiva, con plazos ajustados, mucha complejidad y aprendizaje continuo. Nuestro trabajo es 99% mental y 1% físico, y la parte física se limita a escribir en un teclado. Eso puede derivar en situaciones de estrés y fatiga mental que nos impiden darnos cuenta, por ejemplo, de que la causa del bug que tenemos que resolver no es más que un punto y coma faltante, o que nos llevan a hacer pruebas en el ambiente equivocado.

Todos sabemos qué hay que hacer para cuidar nuestro cuerpo: comer de manera saludable, hacer ejercicio y dormir bien. ¿Pero cómo se cuida el cerebro? Primero que todo, tenemos que conocer un poco más cómo funciona. Nuestras neuronas se comunican entre sí mediante pulsos eléctricos sincronizados que generan ondas cerebrales clasificadas por frecuencia, y la frecuencia predominante determina el estado en que se encuentra nuestro cerebro.

Las ondas cerebrales

a. Ondas gamma (100 Hz-32 Hz)

Son las ondas que experimentamos en un estado de meditación profunda, el tipo de estado que alcanza un monje budista tibetano. También las experimentamos en momentos de máximo rendimiento, en los que exigimos de parte de nuestro cerebro recuperación de memoria, percepción sensorial y enfoque.

b. Ondas beta (32 Hz-12 Hz)

Es el estado normal que tenemos cuando estamos despiertos. Estas ondas pueden dividirse en altas y bajas, según la frecuencia.

  • Beta de alta frecuencia (32 Hz-20 Hz). En este estado, comúnmente conocido como de lucha o huida, nuestro cuerpo se prepara para defenderse ante una amenaza percibida. Las funciones mentales como el aprendizaje, la resolución de problemas y el razonamiento están inhibidas, lo cual se relaciona directamente con estrés. Este es un estado que hay que evitar, pues tomamos decisiones apresuradas de las que, generalmente, después nos arrepentimos.
  • Beta de baja frecuencia (20 Hz-12 Hz). Este es un estado de alerta, enfoque y concentración. Es el estado adecuado para resolver un problema lógico.

c. Ondas alfa (12 Hz-8 Hz)

Es el estado en que nuestro cerebro descansa, y se relaciona con la coordinación, la calma, la meditación, la integración mente/cuerpo y el aprendizaje. Nuestro cerebro se encuentra relajado y hay una mayor comunicación entre los dos hemisferios. Es el mejor estado para aprender algo nuevo y para cuando necesitamos apelar a la creatividad.

d. Ondas theta (8 Hz-4 Hz)

Es un estado de mucha relajación y de meditación profunda, que también experimentamos durante la fase de sueño REM.

e. Ondas delta (4 Hz-0.5 Hz)

Es el estado que tenemos cuando dormimos en forma profunda.

Algunas claves para cambiar de estado

La buena noticia es que es relativamente sencillo pasar de un estado al otro.

  • Transición al estado alfa

Para pasar al estado alfa, hay que cerrar los ojos y hacer varias inhalaciones profundas y conscientes. Gracias a eso, baja la sobrecarga sensorial del ambiente y se incrementa el flujo de oxígeno a las células de nuestro cerebro, lo que genera un aumento de las ondas alfa.

Acariciar un perro o un gato, o incluso mirar cómo nadan los peces en una pecera, también incrementa las ondas alfa y nos ayuda a calmarnos y relajarnos.

  • Transición al estado theta

Para lograr un estado de mayor relajación, es útil caminar descalzo en el pasto o en el suelo. Eso libera el exceso de electricidad del cuerpo y del cerebro, el cual empieza a generar ondas que se encuentran entre el rango de frecuencias alfa y theta.

También sirve meditar. Para quienes nunca intentaron meditar, One Moment Meditation o Headspace ofrecen meditaciones guiadas breves y fáciles de seguir.

  • Transición al estado beta

Para estar alerta y enfocado, es útil encender el cerebro con un rompecabezas rápido o un crucigrama lo suficientemente difícil para que nuestro cerebro se concentre. También sirve leer libros o artículos absorbentes. Cualquiera de esos dos métodos aumenta las ondas beta. Lo esencial es poner a funcionar el cerebro sin estresarlo.

¿Hacemos un descanso?

También se pueden usar pulsos binaurales para pasar de un estado a otro. Se trata de sonidos que tienen que escucharse con auriculares: cada auricular emite una frecuencia levemente distinta en cada oído. El cerebro percibe un tercer tono que es la diferencia entre las dos frecuencias escuchadas, y genera ondas con esa misma frecuencia en Hz. En YouTube y Spotify se puede encontrar una gran variedad de pulsos binaurales.

La próxima vez que te sientas con stress o cansancio, o necesites hacer un corte, en vez de salir a fumar o tomar una taza más de café, prueba algunas de las alternativas que comentamos. Notarás la diferencia.

Federico Resnizky

Federico Resnizky es desarrollador full-stack en intive-FDV desde abril del 2018. Diseñador y administrador de sitios web egresado de la Escuela de Arte y Diseño Multimedia Da Vinci, Federico está constantemente aprendiendo sobre nuevas tecnologías, desde desarrollo hasta arquitectura de aplicaciones en la nube. Además le interesa el desarrollo personal y espiritual: es Maestro Reiki Certificado, miembro de la International Reiki Organization y practicante de Soul Realignment.

Deja un comentario